El Comandante vive, la lucha sigue

Por: Osmar Mavarez

Chavez

Soldado del pueblo, oh mí Comandante aun vives la lucha sigue,  tú qué hiciste brillar la luz de tu pueblo, has recibido el ascenso del ser supremo.

 

Donde te encuentres estamos seguros, Oh Comandante, seguirás  en consagración definitiva,  luchando íntegramente al pleno servicio de tu pueblo venezolano y latinoamericano.

 

Fuiste y serás como el espinito, Oh mi Comandante, que en la sabana florea, distes y darás  aroma al que pasa y espino al que te menea.

 

El legado que nos has dejado ¡Oh mi  COMANDANTE¡ quedó sembrado  en el amor de todo un pueblo que te ha amado y por siempre te llevará en su corazón.

 

Oh Comandante, tu que nos enseñaste a separar esa bota imperialista que nuestro rostro  aprisionaba,  donde te encuentres, estimula nuestras almas a seguir luchando, con las armas de Bolívar, Miranda, Sucre,  y  Zamora. ¡Esas son nuestras raíces las raíces de nuestro pensamiento antiimperialista, humanista y libertador!

 

Oh Comandante, tu que con tanto amor nos enseñaste que  la patria es el hombre. Hoy tus hijos lloramos tu desaparición física, pero  ¡ Oh PADRE!,  del mismo modo nos dejas con una gran fuerza,  la cual usaremos para seguir con esta lucha por la consolidación del Socialismo.

 

Si  me callo, gritarían las piedras, Oh Comandante, ahora nos toca a nosotros empuñar tu espada revolucionaria, lista para dar las batallas que haya que dar por la libertad, por la justicia de nuestros pueblos bolivarianos, porque esos carajos que desean entregar mi patria, Oh Comandante, Jamás Volverán.

 

No es un adiós Oh Comandante, para tu pueblo nos has muerto, sigues vivo en las mentes y corazones de todos nosotros. “Los que mueren por la vida deben llamarse CHAVEZ, a partir de este momento”

Los comentarios están cerrados.